pulso potente dinero

Cómo Denunciar el Impago del Finiquito: 9 Pasos y plazos que debes saber


  • Publicado: 05 Nov 2019

El finiquito es la cantidad que percibe un trabajador cuando finaliza la relación laboral, sea de mutuo acuerdo o de forma unilateral. En ocasiones hay un desacuerdo por el importe o los conceptos que se incluyen, como por ejemplo la parte proporcional de las pagas extras, vacaciones no disfrutadas e indemnización por despido. En este artículo te explicamos los pasos por los que hay que pasar para denunciar a la empresa por impago en el finiquito.

Los pasos a dar para reclamar el finiquito no cobrado

El proceso de reclamación por un impago del finiquito consta de varias fases que dependerán de la voluntad del trabajador, por una parte, y de la empresa, por la otra. Podemos decir que, como principio general, si tienes toda la documentación necesaria para justificar el cobro de tu finiquito, lo cobrarás, aunque tardes.

Los pasos que tienes que dar para denunciar a la empresa que no paga el finiquito son cronológicos. La idea es que cobres cuanto antes y, por lo tanto, lo habitual es que no necesites llegar hasta el final. En cualquier caso, sí que te interesa conocer las distintas fases para saber qué es lo que te puedes encontrar.

1. ¿Qué hacer cuando la empresa lo entrega?

Si quieres cobrar el finiquito, estás obligado a firmarlo cuando te lo entregue la empresa. La ley nos indica que es obligación del empleador poner a disposición del trabajador la cantidad que se le adeuda en el acto junto con la carta de despido. Es habitual que recibas este dinero en metálico, o por transferencia bancaria, junto con la hoja de liquidación y que te indiquen que lo tienes que firmar. ¿Estás obligado? La realidad es que si quieres cobrar, lo tienes que firmar aunque sea añadiendo el “no conforme”.

CONSEJO: Firma con un "no conforme", fecha, hora y lugar

Aunque estás obligado a firmar el finiquito para recibirlo, esto no significa que tengas que renunciar a tu derecho a reclamar finiquito no cobrado. Para ello, cuando recibas la liquidación tendrás que firmar y añadir las palabras «no conforme»; con ello recibes el dinero sin hacer dejación de derechos. Eso sí, además de la firma, te recomendamos que hagas constar la fecha, la hora y el lugar.

Image

Ejemplo de firma del finiquito o carta de despido

En ocasiones las empresas juegan con el desconocimiento para que firmes el finiquito sin añadir nada. Si esto sucede, será muy difícil que luego puedas alegar ninguna causa para reclamar. Por lo tanto, es fundamental que, en este momento, estés rápido de reflejos.

OJO: El preaviso debe de ser de 15 días en algunos casos

La empresa está obligada a realizar un preaviso con 15 días de antelación, en algunos casos de no renovación de contrato, en caso de finalización del mismo o si el despido es por causas objetivas. De no ser así, podrías alegar esta irregularidad en el proceso, y poder reclamar el importe correspondiente por la falta del preaviso. Si tienes dudas sobre si tienes derecho a reclamar por este concepto, consulta con nosotros y lo analizaremos sin compromiso.

2. Repasar el cálculo del finiquito

El principal problema en el cálculo del finiquito está en las cantidades totales, ya sea porque se han calculado mal o porque no se incluyen los conceptos que corresponden. Como tienes que firmar el finiquito para que te lo entreguen, conviene que lo revises bien para que no haya problemas.

Image

Infográfico: Revisa estos puntos en el finiquito

Es recomendable que calcules si la suma es la correcta y, si consideras que no lo es, que incluyas el «no conforme». También es bueno que en caso de duda incluyas el «no conforme» porque no perderás el derecho a reclamar, aunque al final compruebes que la cantidad recibida era correcta.

Recordemos que el finiquito tiene que contener el salario que te corresponda por tu días trabajados y no cobrados, la parte proporcional de las pagas extraordinarias, pluses acordados por contrato y días de vacaciones. Aunque es poco habitual, en caso de haber realizado más vacaciones de las que te corresponden, podría darse el caso de que fueras tú quien tuviese que abonar dinero a la empresa. Es posible que se incluya también la indemnización y, ante cualquier duda, deberías hacerlo constar poniendo un “no conforme”

Otro motivo para no incluir tu conformidad es que el finiquito no haga constar aspectos como la indemnización por despido, sobre todo si no hay acuerdo en el concepto. También deberías reclamar en el caso de que haya sueldos atrasados que te deben o si no te están pagando lo que te corresponde por el convenio.

Si tienes dudas y no sabes cómo empezar el proceso para denunciar a la empresa que no paga el finiquito, te podemos ayudar porque contamos con el conocimiento necesario.

3. Ojo a los plazos

El plazo para reclamar el impago del finiquito es de doce meses pero te recomendados que estés atento para que no pierdas ese derecho. Son muchas las personas que han dejado de cobrar por no saber reclamar cuando correspondía y les ha pasado el plazo.

No confundas el plazo de reclamar el finiquito con el de reclamar un despido improcedente, en el que solo tienes 20 días hábiles. Este es el periodo que tienes en el caso de que te corresponde reclamar por el despido. Recuerda que en la consideración de día hábil no van a contar los sábados, domingos ni los festivos.

Ahora bien, como ya se ha explicado más arriba, para el finiquito, tienes hasta un año para reclamar y, si esto sucede, tendrás tiempo para decidirte. Si no tienes que reclamar el despido improcedente, dispondrás de un plazo mucho mayor para conseguir el dinero que te corresponde.

Tabla de plazos de reclamación

Despido Improcedente Impago del finiquito
Cuando: Hay desacuerdo con en el motivo del despido y/o en la indemnización Cuando: La empresa no paga o hay desacuerdo en la cantidad
20 días hábiles 12 meses

Es importante que sepas que es obligación de la empresa pagarte en el momento y, si no lo hace, tú puedes igualmente presentar la demanda por despido improcedente. Conviene que no esperes si ves que hay alguna maniobra dilatoria.

4. Conciliación obligatoria ante el SMAC o CMAC

Este es uno de los pasos para reclamar un finiquito, independientemente de que tengas intención de llegar a un acuerdo o no. La papeleta de conciliación es un documento imprescindible para poder continuar el proceso de reclamación de cantidades.

El SMAC está gestionado por las distintas Comunidades Autónomas, que tienen puntos de atención para los trabajadores. En función del territorio, este organismo tiene nombres diferentes, de manera que te recomendamos que preguntes y te darán la orientación necesaria para que no haya problemas.

IMPORTANTE: Debe constar la cantidad a reclamar

Un aspecto muy importante de la papeleta de conciliación es que en ella tienes que hacer constar la cantidad que consideras que te pertenece. Este documento, pues, tiene una importancia capital por varios motivos. Recuerda que, además de lo estipulado, puedes reclamar un 10 % de interés anual más por los retrasos. Nuestro consejo es que te dejes asesorar por un profesional que sepa defender tus derechos. En nuestro servicio de reclamación de despidos te ayudaremos a reclamar una mayor idemnización así como atrasos u otros importes debidos.

5. Presentación de la demanda ante el Juzgado de lo Social

Una vez que pases por el servicio de conciliación de tu comunidad autónoma sin acuerdo, puedes interponer la correspondiente demanda ante el Juzgado de lo Social. Hemos de indicar que la demanda por impago del finiquito es diferente a la del despido improcedente, aunque la puedes gestionar conjuntamente si se dan ambas situaciones.

El juicio puede ser favorable o contrario a tus intereses y a este punto se puede llegar por dos motivos. Uno de ellos es que la empresa quiera ganar tiempo porque no tiene dinero para abonar el importe que te corresponde. Otro caso es que la compañía considere que tiene posibilidades de ganar el pleito, ya sea porque discrepe en las cantidades o porque alegue mala praxis en tu caso.

Ten en cuenta que este proceso se va a demorar unos meses y que deberías tener claro qué te corresponde cobrar para no perder un dinero que, seguro, necesitas. La sentencia del Juzgado de lo Social puede ser recurrida, pero es un primer paso importante.

6. Conciliación prejudicial o ante el secretario judicial

La legislación española privilegia el acuerdo como forma de resolver los conflictos y la conciliación es posible hasta el último momento, incluso minutos antes de la vista. Las conciliaciones pueden hacerse también ante el secretario judicial.

¿Que debe contener el acuerdo prejudicial?

El acuerdo de conciliación ha de contener la cantidad a satisfacer, la aceptación de las dos partes y la renuncia a continuar el pleito. Esta es una manera de dar fin al problema y es posible que suponga una transacción entre las posturas iniciales. Aunque quizá tengas que renunciar a algunas cantidades, sí es una fórmula que te puede interesar si quieres cobrar antes y evitar riesgos.

Tienes que saber que el juez está facultado para invalidar el acuerdo, pero no es lo más habitual. Por lo tanto, la redacción del acuerdo ha de ser ajustada a derecho para que no haya ningún problema.

7. Juicio

El juicio es el último paso en caso de que no haya funcionado ninguna de las medidas de conciliación y arbitraje. Los procesos judiciales son básicamente monitorios ú ordinarios. Es conveniente que sepas que, en función de cada caso, te concierne más un procedimiento u otro. Este es el motivo por el que te interesa, y mucho, contar con un asesoramiento especializado.

La condena a costas NO es habitual

Lo habitual es que acabemos en un proceso ordinario porque, si la empresa no ha pagado al principio, es difícil que lo haga con la apertura de un proceso monitorio. De cualquier manera, has de saber que, si ganas el juicio, lo más habitual es que no condenan a la otra parte a costas.

Ten presente que una sentencia judicial, para que sea válida, tiene que ser firme. Hay unos plazos de recurso que has de valorar, tanto si ganas el juicio como si lo pierdes.

Si vas a denunciar a la empresa por impago del finiquito, tendrás que valorar cada caso y, sobre todo, la disposición que tenga la compañía.

8. Ejecución de sentencia si la empresa no paga

La sentencia, aunque sea a tu favor y firme, no tiene efectos prácticos si no solicitas su ejecución. Para ello, tendrás que hacer una solicitud formal durante el año posterior a que la sentencia sea firme. La idea es que puedas conseguir el dinero si hay un fallo concluyente a tu favor.

Este paso es imprescindible para que se ponga en marcha el proceso de embargo en caso de que la empresa se siga negando a pagar. Salvo que la compañía sea declarada insolvente, en cuyo caso deberías dirigirte al FOGASA para cobrar.

IMPORTANTE: La ejecución de sentencia NO es automática

Recuerda que las ejecuciones de las sentencias no son automáticas. Si tienes un asesoramiento legal no habrá problema porque tu letrado te indicará cuándo es conveniente solicitarla, pero en cualquier caso, has de estar informado.

9. Acudir al FOGASA si la empresa es declarada insolvente

Si has pedido la ejecución de la sentencia, pero la empresa no es capaz de satisfacer la cantidad que te adeuda, puedes recurrir al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). Este es el instrumento de que dispone el Estado para garantizar a los trabajadores que no dejarán de cobrar las cantidades que les correspondan por ley.

Te recomendamos que intentes no llegar al punto del FOGASA por varios motivos. En primer lugar, porque el proceso se va a dilatar y tardarás más tiempo en cobrar. El segundo problema, y este no es baladí, es que este organismo solo garantiza una parte de tu finiquito y a veces no llega a cubrir el 100%.

OJO a los plazos y a los límites para reclamar ante el FOGASA

La reclamación al FOGASA tiene una serie de límites temporales para realizar la operación y, si los excedes, pueden prescribir. En primer lugar, solo dispones de un año de plazo para reclamar desde el momento de la declaración de insolvencia o del informe del administrador concursal.

Otro aspecto que has de tener presente es que el FOGASA establece unos límites en la cantidad que te pagará. Ahora mismo el criterio es de no abonar más de cuatro meses de salario y este no puede ser más del doble del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) contado diariamente.

Conclusión

El pago del finiquito es uno de los pasos más conflictivos de la extinción de los contratos y, por ese motivo, no te ha de extrañar que haya importantes discrepancias con frecuencia. Contar con el asesoramiento de un especialista en derecho laboral es muy importante porque, a la larga, te ahorrarás muchos problemas.

Si quieres denunciar a la empresa por impago del finiquito te podemos ayudar sin que tengas que adelantar gastos y acompañándote en todo el proceso. Aun así, es muy conveniente que conozcas los distintos pasos que se van a dar.

Imágenes y recursos utilizados: Pexels Gratisography

Descubre si tienes derecho a una mayor indemnización

Estudiamos tu caso gratuitamente y sin compromiso

CONSULTAR MI CASO

No pierdas tu derecho a una mayor indemnización

QUIERO CONSULTAR MI CASO >

Tienes 20 días de plazo legal para reclamar